O cómo probar muchas cosas en pequeñas dosis. Variados sabores, distintas texturas y un poco de todo. O un poco de aquello que más nos gusta. Esa fórmula tan arraigada en nuestra manera de entender la gastronomía, denominada “tapeo”, sólo que con un ligero toque diferenciador. Una pizca de modernidad, de actualización… Desde luego, un incentivo a nuestro paladar.

 

Comedor

 

Entrada

 

Fachada